Del Primo Lejano al Diseñador Gráfico Profesional

Año 1996. Miles de personas compraron la fantasía del diseñador. Los diseñadores son gente creativamente loca, no tienen horarios, ganan fortunas, son super geeks, dibujan bárbaro y tienen una mac. Y si tenés una mac, es que sabés diseñar. Y así es cómo la lista de “diseñadores gráficos” disponibles fue engrosando día a día, con gente que se la “juega” con la compu pero que de profesional tiene muy poco o nada. Empezando porque no tuvo que pagar la universidad.

El Diseño Gráfico es como cualquier otra profesión, pero a diferencia de los médicos o los ingenieros, no corremos el riesgo de matar gente y ser condenados por ello (precisamente esto me disuadió de estudiar arquitectura).

Pero como todo profesional, el valor hora, es más elevado que gratis. Pero no tiene que ser excesivamente caro.

Si quiere cambiar o comenzar la imagen de una empresa, recurra a un diseñador profesional por las siguientes razones:

1- Lo BARATO sale CARO, y esto es ley
Usted va a invertir dinero y esfuerzo en gráficas que no llegaran al año de uso. Generalmente lo barato es copiado, bajado de internet o demasiado TRENDY -y lo trendy tiende a no ser recordado por nadie de acá a 1 año.

Image

2- A buen entendedor, pocas palabras
Generalmente el profesional entrenado sabe leer entre líneas. Sabe a qué se refiere usted con adjetivos “fresco” “natural” “original” etc. Los años de experiencia son un buen PLUS a la hora de contratar un profesional. Usted se ahorrará muchas palabras, idas y vueltas.

3- Un trabajo BIEN HECHO
Normalmente los diseñadores estamos entrenados para resolver problemas de comunicación gráfica.
Esto supone:
        • Planteo de un problema
        • Elaboración de estrategia conjunta con el cliente
        • Refinamiento  del Plan a seguir
        • Puesta en marcha y sus posteriores ajustes en caso de necesitarlo.

4- Tendrá a su disposición el trabajo en todos los FORMATOS necesarios para poder continuar con su plan de comunicación independientemente del diseñador con el que trate. Los diseñadores estamos entrenados para continuar, adaptar y mejorar. Nos educaron bajo el pensamiento de que NO HAY DISEÑO definitivo, que todo puede ser mejorado. Y por ende, puede tener un trabajo en etapas, que ayuda a consolidar su estrategia de marketing y/o redefinir sus objetivos.

5- Si es un EMPRENDEDOR, mejor aún!
Invertir en su marca es de suma importancia porque le ayudará a poner en perspectiva los objetivos. Una vez que usted termine de trabajar en su marca, verá más claro los próximos pasos a seguir.

Dicho todo esto, ojalá decida replantearse la relación con su primo y contratar un diseñador – que le dará más ventajas que desilusiones.

Tags: No tags
0

Comments are closed.